Skip links

La Tomatina de Buñol

Se aconseja llevar zapatillas cerradas, gafas de bucear y, por supuesto, ropa vieja. Lo ideal, una camiseta blanca. Viajamos al pueblo de Buñol, en la Comunidad Valenciana, una de las regiones de España. En concreto al último miércoles de agosto. La celebración comienza sobre las 10 de la mañana, con el “palo jabón”. Los valientes suben un poste engrasado en jabón para alcanzar su objetivo: una pata de jamón. El más hábil lo consigue, queda poco tiempo. Desde los balcones empiezan a lanzar cubos de agua. Se aproximan unos camiones, llevan la munición. Suena un disparo… Cuando oigas ese disparo, ajústate las gafas de bucear, que empieza la batalla campal más divertida de la historia. Los guerreros, más de 20.000, aunque han llegado a superar los 40.000; la munición, más de 120 toneladas de tomates maduros

Todo comenzó en el año 1945. Ese último miércoles de agosto, un día de fiestas, unos jóvenes quisieron participar del desfile de gigantes y cabezudos que en ese momento pasaba por la Plaza del Pueblo. Lo hicieron con tanta energía, que uno de los participantes del desfile cayó al suelo. La respuesta del caído no fue otra que vengarse de los revoltosos jóvenes lanzándoles verduras que el destino quiso poner en un puesto ambulante cercano. Se desató una batalla vegetal entre la multitud enfurecida.

Al año siguiente, los jóvenes repitieron el enfrentamiento, esta vez, de forma voluntaria. Y para ello llevaron de casa su propia munición: tomates. La tradición empezaba a nacer. Año tras año, la policía trataba de terminar con la iniciativa. No hubo manera. Incluso a lo largo de sus primeros pasos por la historia, la Tomatina de Buñol fue prohibida en varias ocasiones hasta que en 1957 se convirtió en fiesta de manera oficial. La voluntad del pueblo pudo más que la de las autoridades.

Sin embargo, tendrían que pasar varias décadas hasta que la batalla de los tomates empezara a conocerse más allá de sus fronteras. El gran paso fue en el año 1983, con la emisión de un reportaje sobre la fiesta en Televisión Española, la cadena nacional del país. Desde entonces, su fama ha crecido hasta convertirse en una atracción mundial. Ya no eran suficientes los tomates que llevaba la gente de sus casas, el ayuntamiento tuvo que convertirse en el principal proveedor de esta noble fruta cultivada por los aztecas.

En el año 2002 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional por la Secretaría General de Turismo. Desde anuncios de televisión hasta escenario de películas, nada se escapa a la seducción del tomate aplastado. Una atracción que transforma este pequeño pueblo en un crisol cultural con jóvenes que llegan de todos los confines del mundo: Australia, Reino Unido, Japón, Estados Unidos, la India, Alemania o Canadá. Más de 60 nacionalidades con un único objetivo, vencer o perecer con el tomate en la mano.

Glosario

  • Gafas de bucear: scuba goggles
  • Buñol: town and municipality in the province of Valencia, Spain.
  • “Palo jabón”: “greasy pole
  • Pata de jamón: ham leg
  • Hábil: skillful
  • Quedar poco tiempo: to have little time left
  • Cubos de agua: water buckets
  • Munición: ammunition
  • Disparo: a shot
  • Ajustarse: to tighten up or secure something on yourself
  • Batalla campal: battle royale
  • Guerreros: warriors
  • Tonelada: ton
  • Tomate maduro: ripe tomato
  • Gigante: giant
  • Cabezudo: big-headed
  • Caer al suelo: to trip, to fall to the ground
  • Vengarse: to get revenge, to get even
  • Revoltosos jóvenes: troublemakers, rebellious young people
  • Desatarse: to unleash
  • Multitud enfurecida: enraged mob
  • Enfrentamiento: confrontation
  • A lo largo de: throughout
  • La voluntad del pueblo: the people’s will
  • Más allá de sus fronteras: beyond its borders
  • Reportaje: news report
  • Ayuntamiento: City hall
  • Anuncios de televisión: tv ads, commercials
  • Tomate aplastado: crushed tomatoes
  • Los confines del mundo: the ends of the earth
  • El tomate en la mano: tomato in hand

Special Fall Sale For New Students

X
Send this to a friend