Skip links

La Leyenda del Día de San Valentín

Año tras año, cada 14 de febrero, los enamorados de varios puntos del planeta aprovechan ese día para demostrar su amor.

Pocos saben cuál es el origen de esta tradición, que se remonta a la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo estaba perseguido aunque se extendía con rapidez por el Imperio romano.

Durante este periodo, el emperador Claudio II decidió prohibir la celebración de matrimonios a los jóvenes soldados, pues creía que los solteros estaban en mejores condiciones físicas y emocionales para luchar en el campo de batalla.

San Valentín, sacerdote cristiano defensor del matrimonio, pensó que la ley era injusta y desafió al emperador casando a las parejas en ceremonias secretas.

Su fama como protector de los enamorados fue extendiéndose por Roma rápidamente, hasta que un día sus hazañas llegaron a oídos del emperador, quien le encerró en una prisión hasta el día de su ejecución.

Según la leyenda, San Valentín se enamoró de la hija ciega del carcelero, llamada Julia. Durante el tiempo que el sacerdote estuvo en prisión se produjo el milagro y Julia recuperó la vista. A su muerte, el sacerdote le dejaría una carta de despedida con la firma: “de tu Valentín”. Para recordar al santo, Julia plantaría un almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy se considera a las flores de este arbusto un símbolo del amor puro.

La muerte de San Valentín tuvo lugar el 14 de febrero del año 270 después de Cristo. Sería en el siglo V cuando el Papa Gelasio I convertiría esta fecha en festividad cristiana, eliminando así del calendario romano la festividad pagana de las Lupercales, que se celebraba un día después, el 15 de febrero. Es así como empieza la tradición del 14 de febrero como el Día del amor y la amistad.

La carta que San Valentín escribió a Julia, convertiría la escritura de cartas y dedicatorias al ser amado en una tradición. Catorce siglos después, en 1848, la empresaria americana Esther Allen Howland, aprovechó esta fecha para vender las primeras tarjetas postales de enamorados. La artista tuvo el acierto de llamarlas “valentines”. Fueron los primeros pasos de una industria multimillonaria que llega hasta nuestros días en forma de bombones, peluches, joyas y, sobre todo, rosas.

¡Feliz Día del amor y la amistad!

Send this to a friend