Category: Podcasts

El cine latinoamericano

El cine llegó a América Latina en el año 1896 y desde entonces, comenzaron a llegar diversos equipos de proyección de películas, así como personal profesional en el área, que se encargaría de promover y desarrollar todo tipo de producciones en la región. Escucha hoy nuestro podcast sobre la historia del cine latinoamericano y entérate de sus orígenes y evolución.

Los franceses Lumiére, inventores del cinematógrafo trajeron a Latinoamérica su invento, a pocos meses de haber recorrido Europa llevando el cine a cada rincón; varios países latinoamericanos verían nacer sus cintas a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XX, el cine se había diseminado y popularizado en gran medida. Para 1930, el cine latinoamericano había despertado el interés de diversos cineastas extranjeros, ávidos de otros matices “más exóticos” para sus creaciones. Tal fue el caso del cineasta soviético Serguei Eisenstein, quien rodó la película inconclusa ¡Que viva México! con la intención de retratar la cultura y la vida política de México, no obstante, después de varias dificultades, tuvo que abandonar la filmación.

Al poco tiempo surgieron algunas productoras cinematográficas cuyo éxito dependía mucho de la capacidad económica de cada país, como la Mexico Films y otras particulares como la Pecusa de Cuba, que en esa época producían películas que mostraban una América Latina que agradara a los extranjeros con atractivas mujeres y paisajes bastante exuberantes.

Hasta mediados del siglo XX, el cine argentino y el cine mexicano tuvieron gran desarrollo y vieron nacer personajes como Libertad Lamarque y Cantinflas. Ambos países se disputaban la hegemonía del público, incluso del sur de Estados Unidos, y se comenzaban a cultivar ídolos locales como María Félix, Rita Montaner, Jorge Negrete y Pedro Infante. Igualmente, comenzaron a consagrarse directores como Juan Orol, Emilio Indio o Ramón Peón, quienes se inspiraban en radionovelas, el teatro y las producciones norteamericanas para crear historias interesantes y muy populares que mezclaban el drama y la tragedia con historias de amor.

El contexto político fue tema de inspiración para el cine en Latinoamérica. Con la Revolución Cubana, en los años 50 y 60, se inició la politización del cine en la región y comenzaron a surgir movimientos como el Cinema Novo en Brasil y el Grupo Cine Liberación en Argentina; en Bolivia el cineasta Jorge Sanjinés produjo documentales hablados en idioma aymara y español, que abordaban problemáticas de la población indígena de ese país.

Hacia la década de 1980, el cine latinoamericano, sin embargo, había perdido popularidad por dificultades de producción y la competencia con producciones de Hollywood, es cuando los cineastas recurren a adaptaciones literarias, filmes históricos y comedias que rápidamente agradaran el gran público. En los años siguientes, el cine en la región estaría marcado por producciones que retratan la realidad de la población marginalizada, dilemas cotidianos de la sociedad contemporánea y se crean relecturas de las dictaduras militares, y con ello, el cine comienza a tener visibilidad en el exterior, los filmes reciben premiaciones y generan muchas más rentabilidad a sus creadores, con lo que se estimula el surgimiento de nuevos y jóvenes cineastas que despiertan grandes esperanzas para el cine latinoamericano del siglo XXI.

Share
Share with your friends










Submit

La tomatina: una guerra con muchos tomates

La popular y muy curiosa fiesta de “La Tomatina” es una celebración que tiene lugar en la ciudad de Buñol, en la Provincia de Valencia, al este de España. Es un festival muy llamativo, pues los participantes se arrojan tomates durante más o menos una hora con el único objetivo de divertirse.

Esta guerra de tomates comenzó a realizarse en España desde el año 1944 y desde entonces, se celebra el último día miércoles de agosto, semana en la cual se celebran varias festividades en la ciudad de Buñol. 

Se dice que La Tomatina nació a raíz de un disturbio en el que el asesor de gobierno fue atacado por el pueblo con tomates y esta práctica tuvo tanta aceptación, que, al año siguiente, se volvió a realizar, hasta nuestros días. Sin embargo, existen otras historias que narran el origen de esta celebración que plantean que se debió a una pelea de comidas entre amigos o como resultado de un camión de tomates derramado en la calle.

En todo caso, esta batalla de tomates es una tradición y el último miércoles del mes de agosto, los comerciantes de las estrechas calles de Buñol comienzan a cubrir y proteger las fachadas de sus negocios para prepararse para la guerra. Al poco tiempo, se oye el retumbar de varios camiones cargados con más de 120 toneladas de tomate para que los participantes tomen sus municiones (es decir, sus tomates) y que comience la diversión.

Como otras fiestas españolas, La Tomatina inicia con el sonido de varios cohetes, que avisan a los asistentes que ya puede comenzar la acción, esto sucede, alrededor de las 11 de la mañana. Al poco tiempo, las calles empedradas de Buñol y los participantes, se inundan de pulpa de tomate, que, al ser lavadas con agua al terminar, dejará las calles impecables, gracias a su acidez. Igualmente, después de la jugosa y roja batalla, las personas pueden lavarse en el río, donde se instalan numerosas duchas públicas especialmente para este día.

Desde el año 2013, para evitar que el lugar se haga demasiado pequeño para tantas personas, el ayuntamiento de la ciudad de Buñol limitó el acceso a la gran fiesta. Desde ese año, es necesario comprar entradas con bastante anticipación para poder participar. Aunque no lo creas, solo 8% de los participantes de La Tomatina es español; esta fiesta es de gran atractivo turístico mundial, por lo que las calles se llenan principalmente de personas que vienen de otros países como Japón, Australia, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Por último, se recomienda a los participantes usar gafas para protegerse los ojos y guantes; solo está permitido arrojar tomates aplastados, cualquier otro objeto está prohibido para evitar accidentes o daños; también se sugiere utilizar ropa y zapatos desgastados, que puedas desechar al terminar la guerra y, finalmente es recomendable usar cámaras resistentes a impactos y al agua, pues, de seguro no se escapará de una buena embarrada de tomate.

Share
Share with your friends










Submit

La Colonia Tovar: un pueblo alemán en Venezuela

La Colonia Tovar es una pequeña ciudad ubicada en el estado Aragua, en Venezuela. Fue fundada en el año 1843 por algunos inmigrantes alemanes llegados al país desde el estado independiente de Baden, Alemania. Entre las características más particulares de la Colonia Tovar destaca el hecho de que conserva casi intacta la impronta cultural de sus orígenes, lo que la convierte en una ciudad muy curiosa, interesante y atractiva para venezolanos y turistas de todo el mundo. Conoce más sobre este pueblo alemán en Venezuela a continuación.

La llegada de los alemanes a la zona del estado Aragua donde se ubica la Colonia Tovar se debió a varias políticas diseñadas alrededor del año 1840 por el gobierno del general José Antonio Páez, quien buscaba desarrollar la agricultura y la minería en manos de inmigrantes del continente europeo. Dentro de estos planes, se formó una empresa que colonizaría la región con inmigrantes de Kaiserstuhl, zona montañosa y vinícola del estado de Baden, al suroeste de Alemania. Un par de años más tarde, llegarían a territorio venezolano 391 personas, tras 112 días de viaje desde Europa.

En sus inicios, en la Colonia Tovar se desarrolló en gran medida la industria del café; con el tiempo, esta producción se extendió hacia nuevas tierras cercanas y se le fue sumando el cultivo de verduras, frutas y legumbres. Su crecimiento fue tal, que en la década de los 60 se instaura como un emporio agropecuario y es declarada como una zona de gran interés turístico.

Easy Español - CT

Otro aspecto importante de la Colonia Tovar es cómo se mantuvieron hasta la actualidad las tradiciones de la población, materializadas tanto en la construcción de sus casas de estilo alpino muy peculiar, como en el badisch, un dialecto de Baden, así como en sus vestimentas y platos típicos.

Entre los lugares más representativos para visitar destacan el Museo de historia y artesanía, el Centro comercial Breikanz, donde se puede encontrar todo tipo de artesanía alemana y restaurantes que ofrecen en su menú deliciosos platos de chuletas, salchichas vienesas y embutidos; la Cervecería Tovar, donde se creó la primera cerveza venezolana, en 1843. Finalmente, a lo largo y ancho de esta pequeña ciudad, podemos encontrar innumerables locales comerciales donde se ofrecen famosos postres alemanes como las tartaletas, churros, strudel de manzana y la conocida tarta Selva negra.

Los descendientes de los primeros pobladores están totalmente integrados a la cultura venezolana, e incluso, diferente a como fue en el pasado, se han mestizado con la población originaria del país; hablan el idioma español, sin embargo, se han tomado a la tarea de rescatar su conocimiento del alemán, debido a la gran afluencia de turistas alemanes que llegan impresionados con la presencia de este pequeño pueblo alemán en el centro de este país caribeño.

Share
Share with your friends










Submit

La tecnocumbia: un fenómeno de masas

El estilo musical conocido como tecnocumbia es una variante de la popular cumbia mexicana con características de la tecnobanda, ambos, géneros musicales mexicanos. Alrededor de su existencia, se han generado importantes debates sobre su calidad como expresión de la cultura popular en América Latina. En nuestro podcast de hoy, ahondaremos un poco más sobre sus orígenes, algunas de sus características y su expansión por el continente americano, que bautizan a la tecnocumbia como un fenómeno de masas.

La tecnocumbia, si bien no recibió ese nombre desde su nacimiento en los años 80, surgió de los grupos de cumbia mexicana del centro y sureste de México, y en gran medida de los grupos norteños de las ciudades del Estado de Nuevo León y Coahuila, igualmente, recibió influencias de los sonidos de la cumbia tejana creada al sur de Estados Unidos por músicos de origen mexicano.

En la tecnocumbia derivaron diferentes instrumentos electrónicos como sintetizadores y la batería electrónica, utilizados décadas antes por diversos grupos mexicanos de cumbia, ranchera y música norteña con un giro electrónico. Mucho tiempo pasó sin que este nuevo estilo musical tuviera nombre definido, hasta que se popularizó el tema “Tecnocumbia” de la famosa cantante estadounidense de ascendencia mexicana Selena.

A mediados de la década de los 80 hasta la actualidad, la tecnocumbia incluye una gran carga romántica en sus letras, incluso, muchas de ellas son adaptaciones de populares boleros mexicanos o de cumbias suramericanas. Con respecto a los instrumentos, la tecnocumbia no incluye el güiro ni la guaracha típicos de los grupos de cumbia, pero sí usa el hi hat, la batería y el bajo eléctrico. 

A finales de esta década y comienzos de los 90, en la radio de los estados fronterizos de México se comenzó a hacer muy popular la tecnocumbia, hasta llegar a Guatemala, Belice y El Salvador. El fenómeno popular no se hizo esperar en Paraguay, que adoptó la tecnocumbia gracias a grupos mexicanos, pero con un toque y un ritmo más propio de Paraguay, tanto así, que cambió su nombre a “cachaca“. Igualmente, en Perú, la tecnocumbia se combinó con la música “chicha“, con influencias de la cumbia colombiana.

Más adelante, en el año 1994, la tecnocumbia comienza a popularizarse en Ecuador, y rápidamente adoptó ritmos folklóricos más propios de ese país, con lo que resultaron el famoso tecnopaseíto, tecnopasacalle, entre otros, interesantes fusiones importadas por migrantes ecuatorianos en Estados Unidos y el mundo. Finalmente, la tecnocumbia llega a Argentina y a Chile; en el primer país se asimiló este ritmo en conjunto con la cumbia peruana en los barrios marginales de Buenos Aires, dándole nacimiento a la cumbia villera, que tiene notas de la tecnocumbia mexicana; mientras tanto, en Chile, la tecnocumbia toma el nombre de “Sound”, algo más tropical con influencia de la tecnocumbia argentina y mexicana con ritmos más rápidos para llegar a los oídos de un público más joven.

La tecnocumbia, sin discusión, logró posicionarse como una expresión de la cultura latinoamericana manifestada como resultado de intercambio de elementos tradicionales y modernos locales y regionales que llega a oídos de amplios sectores de la población de los más diversos estratos sociales.

Escucha un poco de este género musical en el siguiente video:

Share
Share with your friends










Submit

La arepa, ¿colombiana o venezolana?

Si escuchaste nuestro podcast anterior, puede que ya tengas claro que los latinoamericanos somos hijos del maíz. Tanto venezolanos como colombianos no escapan de ello. La arepa es una de las deliciosas preparaciones que se producen gracias al maíz y su origen en muchas oportunidades, es motivo de discusión y hasta de disputa. La arepa, ¿es colombiana o venezolana? Hoy te diremos más datos interesantes sobre este rico plato para que determines tú qué país se lleva la autoría de su preparación.

La arepa es una masa con forma redonda hecha con harina de maíz, muy parecidas a las mexicanas gorditas o a las pupusas salvadoreñas. Según los datos arqueológicos e informaciones de cronistas, la arepa existió mucho antes de la llegada de los conquistadores españoles a tierras americanas y, de acuerdo con algunos estudios de historiadores venezolanos, el nombre de este tipo de pan redondo de maíz era “erepa”. Este dato no significa que la arepa sea venezolana, lo que indica es que fue el nombre que captaron los españoles en tierras venezolanas. Aunque no se sabe con exactitud el lugar específico donde se cocinó por primera vez la arepa, sí se han definido las fechas más antiguas de la presencia del maíz tanto en Colombia como en Venezuela.

Easy Español - Venezuelan arepas

Se sabe que el maíz llegó a Colombia hace aproximadamente 3.000 años y que su existencia data más o menos desde hace unos 2.800 años en Venezuela. Esto quiere decir que el maíz se comenzó a producir y a utilizar prácticamente en simultáneo en ambos países. Sin embargo, debemos recordar que para ese momento los dos territorios de lo que se conoce como Colombia y Venezuela estaban muy lejos de ser dos países separados por fronteras.

Entonces, ¿es posible asignarle una nacionalidad única a la arepa? Tal vez no, pero lo que sí es posible es diferenciar su preparación y establecer cómo se ha hecho tan famosa la arepa en el mundo. Por ejemplo, mientras que en Colombia la arepa se come sola y sin relleno, quizás con algo de mantequilla o queso por arriba o como acompañante de varios platillos, en Venezuela, la arepa forma parte prácticamente de cada desayuno o cena de los venezolanos y tiene muchas formas, nombres y cantidad de rellenos casi innumerables, lo que la ha hecho ganar gran popularidad en varios países.

Lo que sí podemos asegurar es que tanto la arepa venezolana como la colombiana son hechas con maíz y tienen origen en las costumbres y tradiciones alimenticias de las poblaciones originarias de la América prehispánica. La comas sola o la comas rellena, la arepa es uno de los mejores alimentos que probarás y que mantienen hermanados a estos dos países a través del sabor y la degustación.

Share
Share with your friends










Submit

La historia detrás de La Alhambra

España es uno de los primeros destinos que los turistas escogen cuando viajan a Europa debido a sus increíbles monumentos, el arte, su gastronomía y la receptividad de su pueblo. Uno de los destinos turísticos más atractivos para los visitantes es La Alhambra, una ciudad situada en Granada, en la comunidad autónoma de Andalucía. Hoy, te invitamos a escuchar qué interesante historia se esconde detrás esta hermosa ciudadela repleta de jardines y palacios.

El nombre Alhambra viene del árabe y significa “castillo rojo“. El lugar está levantado en una colina llamada Sabika, que es uno de los lugares más altos de toda la ciudad de Granada, mientras los moros -musulmanes del norte de África- reclamaban esta parte de España en el siglo XIII. Se dice que el monarca Muhammed Al-Ahmar, primer rey del Reino de Granada, se instaló en el lugar y comenzó a crecer el esplendor de la ciudad que aún hoy podemos observar. Durante su mandato, Mujammed Al-Ahmar ordenó la restauración y expansión del antiguo fortín y así lo hicieron sus descendientes, con lo que resultó una ciudad con las más grandes características exponentes del arte andaluz, mezcla de las culturas árabe y española.

Con la llegada de los españoles a América, La Alhambra comenzó a tomar características cristianas y nuevos cambios se aproximaron. Vinieron nuevas reformas al lugar y en los siglos XVIII y XIX fue cayendo poco a poco en el olvido, incluso con la aparición de bares y mucha violencia. Finalmente, fue víctima de la invasión napoleónica, con la que se convirtió en un cuartel militar. Ya en el año 1870, se convirtió en patrimonio nacional y diversos artistas, conservadores, ingenieros y otros especialistas se tomaron la tarea de revivir y recuperar la antigua majestuosidad de La Alhambra.

Todo el lugar envuelve al visitante con una vibra mágica acompañada de inquietantes mitos árabes e historias de fantasmas de antaño, todo como proveniente de un antiguo libro de historias traído a la vida.

 

Share
Share with your friends










Submit

La fiesta de La Guelaguetza

La fiesta de La Guelaguetza también recibe el nombre popular de “Los lunes del cerro” y es una celebración típica del estado de Oaxaca repleta de bailes, música, cantos, gastronomía y más, donde se evidencia la gran diversidad cultural y muy pintoresca de ese estado mexicano. En nuestro podcast de hoy, descubrirás interesantes datos del origen de esta famosa fiesta mexicana y su manera de celebrarla a todo color y ritmo.

Como muchísimas de las palabras originadas en lenguas indígenas, la palabra ‘guelaguetza’ tiene un lindo significado con una gran carga cultural. Se dice que proviene del zapoteco “guendalizaa’, cuyo significado literal es ‘cooperar’, sin embargo, los oaxaqueños identifican esta palabra con el sentimiento de amor y hermandad hacia el prójimo.

La Guelaguetza es una celebración proveniente de la mezcla de la celebración prehispánica de la diosa del maíz, Centéotl, y la fiesta de Corpus Christi. Debido a esto, se evidencia la herencia de ambos mundos en la gastronomía típica de esta fiesta, la elección de una mujer que representará a la diosa del maíz en los desfiles, la presentación de ‘Donají’ -la leyenda sobre la vida y muerte de una princesa zapoteca- y el culto a la Virgen Del Carmen.

La fiesta de La Guelaguetza es celebrada en el estado de Oaxaca, que es uno de los estados mexicanos que conserva más la herencia prehispánica y donde predomina una grandiosa fusión de la cultura española colonial con las tradiciones mexicanas, lo que crea una atractiva gama de colores y manifestaciones folclóricas.

“Los lunes del cerro” se celebra dos lunes siguientes al 16 de julio, y congrega grupos culturales de ocho regiones del estado de Oaxaca, con sus bailes típicos, música y vestimenta tradicional. Obviamente, la comida no puede faltar; platillos como el mole amarillo, quesadillas, mole negro, pan de cazuela, tamales y las enchiladas acompañan la celebración. Igualmente, la celebración incluye competencias deportivas, desfiles por las calles, teatro itinerante, exposiciones artísticas y venta de artesanías, lo que resulta muy atractivo para los habitantes del estado, México y hasta de otros países.

Share
Share with your friends










Submit

El camino del inca

Se trata del camino peatonal más popular de toda América. Es una vía repleta de bosques, llamas y mucha niebla que tiene unos 40 kilómetros. Milenios de historia plasmados en escalones de piedra con impactantes vistas panorámicas. No acaba ahí; al finalizar tan increíble recorrido: la ciudadela de Machu Picchu. Descubre hoy más sobre el camino del inca.

En idioma quechua, el nombre de este camino, Qhapaq Ñan, significa “camino del rey” o “camino del inca”. Este recorrido es uno de los legados de las culturas milenarias pre-incaicas y está compuesto por diversas rutas y caminos que se encontraban conectados al Cusco, capital del Imperio incaico. Estos pasajes peatonales ayudaban a establecer una conexión con los pueblos que fueron sumándose al Imperio inca durante su proceso de expansión, e igualmente, eran un medio de integración política, socioeconómica y cultural. Debido a esta interconexión territorial con localidades más distantes como Tucumán y Quito, los conquistadores españoles aprovecharon su uso durante el sigo XVI para invadir países como Perú, Bolivia, Chile e incluso parte de las pampas argentinas.

Turistas desde muchas partes del mundo se acercan a Perú, no solamente para conocer Machu Picchu, que es una de las Siete nuevas maravillas del mundo, sino para disfrutar de cada paso que se da durante el Camino del inca por cuatro días y tres noches. Para visitar el lugar, hay ciertos requerimientos y permisos que se deben cumplir debido al número de visitas diarias permitido. Los visitantes recorren montañas sobre antiguas escaleras de piedra tallada; en la parte superior de algunas de las montañas más altas, el paisaje ofrece vistas espectaculares de la Cordillera del Vilcanota y atardeceres de ensueño; igualmente, los turistas serán testigos de toda la variedad de micro-climas, fauna como nutrias, zorros, diversas aves muy coloridas, y hasta pumas, todo típico de la región andina. Asimismo, los visitantes no solo apreciarán la riqueza natural del Camino del inca, sino su increíble valor arqueológico con 18 complejos a lo largo del recorrido, compuestos de terrazas agrícolas, santuarios, viviendas y demás pruebas de la existencia de asentamientos humanos milenarios.

Así que, prepara tu mochila y ponte en forma para preparar el cuerpo y el entusiasmo para los mejores meses: junio, julio y agosto, justamente los más fríos y secos, ideales para hacer el recorrido. No olvides estudiar las normas y los requerimientos y evaluar los precios, que varían entre los 400 y 600 dólares.

 

Share
Share with your friends










Submit

El son cubano: un tesoro de Cuba para el mundo

Cuba es una tierra de mestizajes de todo tipo, de grandes conquistas, es una región que alguna vez fue el sueño de piratas, de filibusteros, es el paraíso de los pescadores de ballenas, de viajeros, es un territorio donde la música también se nutre de grandes vaivenes de masas migratorias y variedades étnicas que enriquecen cada día sus ritmos. En este lugar nació el popular son cubano: uno de los primeros géneros musicales considerados puramente cubanos.

Es muy difícil establecer un momento específico en el cual haya aparecido el son cubano por primera vez. Por mucho tiempo se dijo que el origen del son se remontaba al siglo XVI, según informaciones descritas en un documento de 1893 del músico cubano Laureano Fuentes Matons. En dicho documento, el autor describe una agrupación musical compuesta por varios integrantes, entre ellos un sevillano y dos negras hermanas dominicanas (Micaela y Teodora Ginés), quienes tocaban su música en las iglesias. No obstante, a inicios de los años 70, se publicó un importante artículo titulado “Teodora Ginés: ¿mito o realidad histórica?”, en el cual queda en tela de juicio la supuesta existencia tanto de ese personaje como de la música que describió Laureano Fuentes como los inicios del son cubano. En todo caso, el origen del son cubano puede ubicarse en el siglo XIX, si nos basamos en los testimonios orales de cubanos de avanzada edad que aún recuerdan ciertas letras y ritmos de canciones famosas de su época.

Si hablamos de instrumentos, el son cubano, desde sus orígenes, a incluido principalmente la bandurria, la guitarra y el tres, que los cubanos podían construir artesanalmente tomando cualquier trozo de madera y cualquier hilo acerado para sumarle cuerdas. Más adelante, la herencia africana le aportó al son cubano el bongó, que adoptó rápidamente un papel fundamental y protagónico en este género musical. Finalmente, se incluyeron las maracas y las claves a la batería musical que compone el son cubano.

Este irresistible ritmo cubano cuenta con grandes figuras reconocidas nacional e internacionalmente. Durante décadas, el Trío Matamoros fue una agrupación destacada, así como el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, La Sonora Matancera Celia Cruz, Benny Moré, entre otros. Más adelante, surgieron otros grandes representantes como Buena Vista Social Club, Los Van Van y el Septeto Santiaguero, ganador más de una vez del premio Grammy Latino.

Para bailar y disfrutar del auténtico son cubano, basta con  visitar la Casa de la música de Galiano, Miramar y Plaza, en La Habana. En otros lugares del país, están diversos centros culturales y Casas de Trova, donde se puede bailar durante horas. Igualmente, en la importante provincia de Santiago de Cuba, se ubica la Casa de Trova, donde es costumbre divertirse y disfrutar de presentaciones en vivo de los mejores cultores.

Share
Share with your friends










Submit

Rubén Darío y el modernismo literario

“Buey que vi en mi niñez echando vaho un día

bajo el nicaragüense sol de encendidos oros,

en la hacienda fecunda, plena de la armonía

del trópico; paloma de los bosques sonoros

del viento, de las hachas, de pájaros y toros

salvajes, yo os saludo, pues sois la vida mía”

Así recita la primera parte del poema Allá lejos, dedicado a su país, del poeta y periodista nicaragüense Rubén Darío, considerado el más grande representante del modernismo literario en lengua española.

Rubén Darío nació en Ciudad Darío, que antiguamente tenía el nombre de Metapa, el 18 de enero de 1867. Su práctica como poeta comenzó desde que era un adolescente y se fue afianzando cada vez más partiendo desde la época en la que conoció al poeta Francisco Gavidia, de El Salvador, quien le mostró mucho de la poesía francesa y lo alentó a adaptar el clásico verso alejandrino francés a la métrica del idioma español, característica que más adelante distinguiría en la obra poética de Rubén Darío.

Más adelante, en el año 1886, se muda a Chile, en donde se desempeña como periodista para varios diarios y revistas. En ese país conoce al escritor e hijo del presidente de para ese momento, Pedro Balmaceda Toro, y es él quien comienza a acercar a Rubén Darío al mundo literario, político y social de Chile. Un año más tarde, Balmaceda lo ayuda a publicar el primer libro de Rubén Darío llamado Abrojos. Un año más tarde publica el poemario Azul que pasó a la historia como el inicio del modernismo hispánico por su atrevimiento para revolucionar el ritmo de los versos en lengua española.

En el año 1892 viaja a España y a Francia, donde conoce a diversas personalidades de las letras, el arte y la bohemia europeas. Años más adelante, vuelve a América y reside en Argentina; en ese país publica otra de sus obras más importantes, Prosas profanas, con la que continuó  su renovación métrica y verbal, así como imágenes contrastantes entre la realidad social y la preocupación que esta le generaba.

Se debe destacar el papel de Rubén Darío como punto originario del modernismo literario; fue él quien le dio al español una inyección revitalizadora que le abrió nuevas posibilidades léxicas y extrañas para el momento. Le dio a los versos y las prosas en nuestra lengua musicalidad, flexibilidad y movimiento con temas tanto universales como propios de estas tierras. Fue el gran renovador del lenguaje poético en lengua española.

Share
Share with your friends










Submit