El cine latinoamericano

El cine llegó a América Latina en el año 1896 y desde entonces, comenzaron a llegar diversos equipos de proyección de películas, así como personal profesional en el área, que se encargaría de promover y desarrollar todo tipo de producciones en la región. Escucha hoy nuestro podcast sobre la historia del cine latinoamericano y entérate de sus orígenes y evolución.

Los franceses Lumiére, inventores del cinematógrafo trajeron a Latinoamérica su invento, a pocos meses de haber recorrido Europa llevando el cine a cada rincón; varios países latinoamericanos verían nacer sus cintas a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XX, el cine se había diseminado y popularizado en gran medida. Para 1930, el cine latinoamericano había despertado el interés de diversos cineastas extranjeros, ávidos de otros matices “más exóticos” para sus creaciones. Tal fue el caso del cineasta soviético Serguei Eisenstein, quien rodó la película inconclusa ¡Que viva México! con la intención de retratar la cultura y la vida política de México, no obstante, después de varias dificultades, tuvo que abandonar la filmación.

Al poco tiempo surgieron algunas productoras cinematográficas cuyo éxito dependía mucho de la capacidad económica de cada país, como la Mexico Films y otras particulares como la Pecusa de Cuba, que en esa época producían películas que mostraban una América Latina que agradara a los extranjeros con atractivas mujeres y paisajes bastante exuberantes.

Hasta mediados del siglo XX, el cine argentino y el cine mexicano tuvieron gran desarrollo y vieron nacer personajes como Libertad Lamarque y Cantinflas. Ambos países se disputaban la hegemonía del público, incluso del sur de Estados Unidos, y se comenzaban a cultivar ídolos locales como María Félix, Rita Montaner, Jorge Negrete y Pedro Infante. Igualmente, comenzaron a consagrarse directores como Juan Orol, Emilio Indio o Ramón Peón, quienes se inspiraban en radionovelas, el teatro y las producciones norteamericanas para crear historias interesantes y muy populares que mezclaban el drama y la tragedia con historias de amor.

El contexto político fue tema de inspiración para el cine en Latinoamérica. Con la Revolución Cubana, en los años 50 y 60, se inició la politización del cine en la región y comenzaron a surgir movimientos como el Cinema Novo en Brasil y el Grupo Cine Liberación en Argentina; en Bolivia el cineasta Jorge Sanjinés produjo documentales hablados en idioma aymara y español, que abordaban problemáticas de la población indígena de ese país.

Hacia la década de 1980, el cine latinoamericano, sin embargo, había perdido popularidad por dificultades de producción y la competencia con producciones de Hollywood, es cuando los cineastas recurren a adaptaciones literarias, filmes históricos y comedias que rápidamente agradaran el gran público. En los años siguientes, el cine en la región estaría marcado por producciones que retratan la realidad de la población marginalizada, dilemas cotidianos de la sociedad contemporánea y se crean relecturas de las dictaduras militares, y con ello, el cine comienza a tener visibilidad en el exterior, los filmes reciben premiaciones y generan muchas más rentabilidad a sus creadores, con lo que se estimula el surgimiento de nuevos y jóvenes cineastas que despiertan grandes esperanzas para el cine latinoamericano del siglo XXI.

Related Post / Leer más!

Share
Share with your friends










Submit